Un grito

Un grito.
Un grito es todo lo que hace falta para marcar la diferencia.
Un grito de tregua paraliza la guerra.
Un grito de ¡tierra a la vista! ofrece esperanza a los marineros.
Un grito de auxilio puede ser escuchado y salvar una vida. O dos.
Un grito de guerra inicia una revolución.
Un grito de victoria la termina.


Este fue un grito igual de fuerte.


Sólo un grito.
Un grito que cambia el mundo.
Quizá no el mundo entero, eso sería una locura.
Cambia mi mundo.
Para alguien con un mundo tan inestable como el mío,
es una catástrofe que un grito sea tan potente, tan radical.

Un grito.
Sólo un grito.
Tu grito.
Y el mío a su vez.
Dos gritos, entonces.
(Lo cual demuestra que el grito no me ha enseñado a contar).
(O que fueron tan simultáneos y entrelazados
que no se distinguían el uno del otro.)
(Fueron gritos, al fin y al cabo.)


Fue un grito de revolución y presencia a la vez.
Fue un grito despiadado y cruel.
Fue un grito que anunciaba la profecía más importante de mi vida entera.
Fue un grito. Un grito y nada más.


Lo importante pasó después.
Lo importante fuiste.
Lo importante fui yo.
Lo importante fuimos nosotras al mezclarnos.
Lo importante fue jurar por la espada que nos protegeríamos.
Lo importante fue descubrir que juntas éramos más fuertes,
Capaces de lograr lo que quisiéramos.

Lo importante fue ser tú y yo, diferentes pero juntas.
Lo importante fue que hubo motivos para gritar.
Lo importante fue que a partir de entonces habría miles más.
Lo importante fueron las dificultades que se presentarían.
Lo importante fueron las discusiones.
Pero más importante fue superarlas con éxito.
Lo importante fue no entendernos.
Pero más importante fue llegar a hacerlo.
Lo importante es que ni yo soy , ni eres yo.
Lo importante es que nuestra mezcla es heterogénea.
Lo importante es que la batalla es larga y quizá la perdamos.
Pero más importante es saber que morirías por mi.
Y aún más, saber que yo lo haría por ti antes de que te dieses cuenta.


El grito fue importante.
El grito fue prólogo.
Y nosotras…
Nosotras somos la historia.

SONY DSC
Un grito que se pierde en un laberinto.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s