Una sonrisa especial

12466204_1701852866702587_3622611149354018822_o
Lyon, France.

Llevo toda la vida buscando una sonrisa especial.

Sé que será una sonrisa como no la haya visto nunca antes. Una sonrisa totalmente diferente. Quizá enseñe los dientes o quizá sea una sonrisa de labios pegados. Quizá sea sólo media sonrisa. Quizá sea una sonrisa extraña, tímida, amable, sarcástica, divertida. Quizá sea una sonrisa triste o quizá sea la sonrisa más radiante que encuentre en mi camino.

Sé que será una sonrisa que reconoceré en el mismo instante en que la vea, que se parará el tiempo y ya no existirá nada más que yo, el cielo azul, los rayos cálidos del sol sobre mi piel y esa sonrisa. Sé que la conoceré de día, porque sé que el sol palidecerá a su lado. Sé que no podré apartar la mirada de ella, porque la habré encontrado.

Llevo toda la vida buscando una sonrisa. Ninguna que haya visto se le acerca lo suficiente.

A veces, caminando por la calle, creo verla. Me giro, frenética, pero la sonrisa ha desaparecido. A veces, perdida en mis ensoñaciones, creo recordarla brevemente y la busco entre el paisaje que ocultan mis memorias. A veces la busco, la busco y la busco y la busco, en todos los rostros que me cruzo. Intento hacer reír a todo aquél que cruza sus pasos conmigo, intento que todos sean un poco más felices, a ver si así encuentro mi sonrisa.

A veces encuentro alguna similar.

A veces alguien me sonríe, y es una sonrisa preciosa. Y a veces me quedo con su dueño durante un tiempo. A veces la sonrisa es tan alegre que quiero guardarla en mi bolsillo y no dejar que se escape nunca. A veces, la sonrisa es triste y tiene miedo. En esas ocasiones me acerco todo lo que puedo, la acaricio y la cuido. En esas ocasiones intento arreglar las alas rotas del dueño, intento que esa sonrisa sea capaz de volar por sí misma. Y cuando finalmente lo hace, se lleva un trozo de mi alma. Esa sonrisa no era para mí, lo sé. Y, sin embargo, duele su ausencia, como si hubiera sido la sonrisa que buscaba. Como si no pudiera haber otra.

Al cabo de un tiempo, vuelvo a recordar mi misión: La sonrisa que busco y no encuentro.

Llevo toda la vida buscando una sonrisa especial. Sé que cuando la encuentre curará mis heridas y me acunará en su esperanza. Sé que cuando la encuentre no volveré a tener frío ni miedo, ni volveré a estar sola. Sé que cuando la encuentre, el hueco que hay en mi corazón se rendirá por fin ante el destino, y se llenará de risa y llanto y esperanza y dolor y siempre quedará hueco para los nuevos recuerdos.

A veces veo a otras personas que también buscan sonrisas y, a veces, las encuentran.

A veces encuentran la sonrisa a mi lado, cerca mío, encuentran la sonrisa que yo estaba cuidando y se la llevan, me la arrebatan. A veces peleo para que no lo hagan pero nunca lo consigo. Porque esa sonrisa no era mía, era suya, y tienen derecho a atesorar la sonrisa que les pertenece.

A veces encuentro personas que han perdido su sonrisa, y me apiado de ellos.

Pobres seres que se deshacen en la lluvia. Pobres almas solitarias que se retuercen en la miseria. Me apiado de ellos, y rezo cada noche para no perder la mía antes de encontrarla.

Llevo mucho tiempo buscando una sonrisa.

Es una sonrisa especial.

Supongo que no la has visto en tu camino ¿no?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s